viernes, 14 de octubre de 2011

LA BELLEZA TERMODINÁMICA, Iñaki Abalos, CIRCO 2008.157


LA BELLEZA TERMODINÁMICA, Iñaki Abalos, CIRCO 2008.157
El campo de la sostenibilidad arquitectónica ha pasado en muy pocas décadas de ser una proclama inspiradas por Buckminster Fuller, a ser un logo liderado por las grandes ingenierías y algunos arquitectos que fomentaron la arquitectura high-tech. El fenómeno ha ido acompañado de un interés creciente social, político y mediático por la sostenibilidad que está transformando, las prácticas de los arquitectos, y sus propias técnicas proyectuales.
En la década de los 90 se ha consolidado una imagen de las sostenibilidad basada en el desarrollo de soluciones inteligentes o activas de cerramiento, que combinan sensores y nuevos materiales para componer cerramientos cada vez más complejos y sofisticados (high-tech, Stefan Behling , de Foster&Partners, juntocon Arup).
Otra perspectiva de arquitectura sostenible la aportan arquitectos que han adoptado procesos sustractivos en lugar de aditivos, con tecnologías muy económicas, low-tech, como el estudio francés Lacaton y Vassal.
Sostenibilidad aditiva & sostenibilidad sustractiva, el enfrentamiento Norte-Sur & Este-Oeste, o el enfrentamiento sostenibilidad del frío seco & sostenibilidad del calor húmedo, puede contraponerse un modelo técnico y estético híbrido, producto de combinar alta tecnología y sistemas constructivos masivos.

Las nuevas técnicas proyectuales descritas se identifican con dos modelos proyectuales ligados a dos climas diferentes, a dos prototipos primigenios- : un modelo basado en la construcción de un ambiente tecnificado, parametrizado y artificial, promovido desde el ámbito anglosajón; y  el promovido desde la geografía del sol. Estos dos modos permite identificar dos tipos: el invernadero y el umbráculo, o la cúpula de vidrio fulleriana y la sombra de un chiringuito de playa, dos prototipos primitivos que responden a dos formas precisas de entender la relación entre mediofísico/cultural, y arquitectura.

Estos dos sistemas nos hablan de la necesaria de un diálogo o intercambio entre arquitectura, paisaje y técnicas medioambientales como nuevo territorio operativo.
La belleza termodinámica  será aquella que ponga en relación de forma directa la experiencia individual con el control científico de los elementos naturales y artificiales como instrumentos de construcción del ambiente.
Desde la perspectiva de la cultura arquitectónica contemporánea. Es necesario cruzar los lenguajes técnicos y los culturales a la búsqueda del paradigma termodinámico. Para avanzar en este cambio de paradigma desde el modelo tectónico y mecánico de la modernidad  al modelo termodinámico contemporáneo parece necesario construir una nueva cartografía que nos oriente en torno a las nuevas técnicas proyectuales, a la organización de los sistemas constructivo-tipológicos, adoptando como hipótesis de partida la necesidad de una integración entre arquitectura, paisaje y técnicas medioambientales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada